Etiquetas

, , , ,

Abro una página al azar y leo: “Recetas para un verano italiano, Editorial Phaidon”. Continúo husmeando: “Buscar imágenes de Juan van der Hamen”. En otra parte: “Comprar lechuga, tomates, atún…”. Frases como éstas, sin aparente conexión, componen el desorden que se puede encontrar en la libreta de notas que llevo siempre en mi bolso.

Ajena a la tecnología punta, yo sigo organizándome gracias a una pequeña libreta de tapas rígidas negras. Es la tercera que tengo igual y aunque llevo toda la vida utilizando este tipo de cuadernos, desde hace un tiempo tengo predilección por los de la marca Moleskine y cuando acabo uno, siempre repito modelo , el que me había descubierto mi amigo P. cuando me regaló un ejemplar hace un tiempo.

Dos de las cosas que más me gustan de este cuaderno es que queda bien cerrado gracias a una goma que lo sujeta y que dispone de un bolsillo interno en el que guardar pequeños recortes o tarjetas que vas recopilando. Y aunque al terminarlos no tiro ninguno, el que estoy utilizando ahora es especial porque en una de sus hojas está anotada desde el verano la palabra Amarene, que acabaría por dar nombre a este blog.

Para mí, el mundo de la papelería es fascinante e infinito. Me gustaría tener casi todo lo que sale al mercado y hace unos meses descubrí la colección Moleskine Passions. De entre los cuadernos dedicados a jardinería, perros, gatos, bebés, películas, música, vinos, etc., me enamoré de la libreta dedicada a la cocina. Gran aficionada a coleccionar recetas y a ponerlas en práctica, este cuaderno me permite escribir los pasos a seguir, anotar el tiempo de preparación y cocción, el vino o bebida que mejor marida, clasificarlos, añadir comentarios, puntuaciones e incluso colocarle divertidas pegatinas que resalten lo más destacable del plato.

Otra de las marcas con cuadernos de notas con prácticos y originales diseños es TeNeues. De ésta tengo una libreta de tamaño medio y color rojo pasión reservada en exclusiva para este blog. Repasándola puedo seguir el nacimiento y evolución de Amarene. ¿Lo mejor? Que todavía quedan muchas páginas por escribir, en ambos.

Espero, bueno, mejor dicho, voy a hacer todo lo posible para que entre las próximas adquisiciones se encuentren algunas de las agendas dedicadas a ciudades. Me gustarían especialmente las de Venecia y Berlín porque eso supondría que las estaría usando mientras me tomo un descanso entre caminata y caminata.

De la divertida colección Pets Rock, por supuesto acabaré por conseguir la que tiene como portada a un Lagerfeld muy perruno. Estoy segura de que el kaiser de la moda cambió su hieratismo por una ligera sonrisa cuando la vio.

Anuncios