Etiquetas

, , , ,

“Yo soy la primera y la última. La esposa y la virgen. La madre y la hija. Yo soy la que tiene un matrimonio importante y no tomé marido. Soy la novia y el novio. Insensata y prudente […]”

¿Cómo no voy amar un perfume que está ligado a este texto ancestral encontrado en la localidad egipcia de Nag Hammadi? Bajo esta forma de entender la complejidad femenina diseñó la visionaria Miuccia Prada su primera fragancia para mujer: Prada.

La probé cuando se lanzó en 2004 y ya no pude separarme de ella. Simplemente la adoro por su elegancia, por ser distinta, por rescatar el pasado y hacer que triunfe en el presente, por su sofisticación. Éstas son las mismas características que para mí definen el trabajo de la diseñadora milanesa a la hora de concebir sus colecciones. Por todo, la admiro y la sitúo a la altura de los grandes.

Prada y su versión Ambrée me aportan calidez durante el otoño y el invierno. Me abrigan y protegen. Pero desde que llega la primavera hasta que pasa el verano las dejo descansar.

Es tiempo de frescor y olores chispeantes. Aquí os dejo algunas propuestas a las que suelo recurrir, muchas son unisex, pero todas tienen en común su sutileza y alegría. La mayoría se completan con hidratantes y geles que ayudan a que el aroma perdure:

.Infusion d’Iris, de Prada. Leve, muy leve, deja un halo floral sobre la piel muy agradable.

.Aqua Allegoria. Mandarine-Basilic, de Guerlain. Pensad en el olor que desprende la albahaca cuando la preparáis para una ensalada o en el de la piel de una mandarina. Esa sonrisa que se os acaba de dibujar es la misma que sentís cuando disfrutáis esta colonia.

.Eau de Gingembre, de Roger&Gallet. Rica, riquísima. Aporta energía y vitalidad. No encontraréis mejor forma de empezar el día. La explosión del jengibre es el mejor de los regalos.

.Verbena, de L’Occitane en Provence. ¿Os gusta la hierbaluisa? Esta fragancia os dará la impresión de estar en un huerto rebosante de estas plantas. Gusta a todo el mundo.

.Eau des 4 Reines, de L’Occitane en Provence. Aunque no me suelen gustar los perfumes con olor a rosa, éste me encanta. La conjunción de la flor con frutos rojos da como resultado un aroma empolvado muy reconfortante.

.Blu Mediterraneo. Mirto di Panarea, de Acqua di Parma. La vegetación de una de las pequeñas islas Eolias sicilianas se concentra en este frasco azul intenso. Exquisita es la palabra que la define. ¡Probadla!

.Les nuits d’Hadrien, de Anick Goutal. Una vez más, Italia. En esta ocasión, la Toscana al anochecer. Sentados en el jardín olemos limones de Sicilia, mandarinas verdes, albahaca, vainilla o sándalo. ¿Se puede pedir algo más? Sí, una copa de Chianti. ¡Perfecto!

Anuncios