Etiquetas

, , ,

Larry Fink1La magia de la fotografía está en el puente temporal que crea entre dos realidades, la del momento en el que se captura la imagen y la nuestra, días, meses o años más tarde, cuando nuestros ojos caen sobre ella.

Si no hemos sido el autor de la instantánea, pero hemos estado presentes en la escena, lo primero que observamos esLarry Fink9 cómo nos engaña la memoria. Nuestro recuerdo de aquel momento posiblemente no se parezca mucho a la imagen que tenemos en nuestras manos. Es más, esa sensación aumentará cuanto más tiempo haya de por medio.

Nuestra capacidad de retención es en su mayor parte emocional, solo conserva detalles ligados a los sentimientos y todo lo demás es probable que se pierda, pero es que también es cambiante. Según la etapa de la vida en la que estemos y las experiencias que hayamos tenido, reinterpretamos esos recuerdos. Así, algo que en el pasado fue desagradable, puede ser emotivo en el futuro o un gesto que en un principio no tenía importancia, puede significarlo todo más tarde.

Larry Fink10

Larry Fink5

Larry Fink2Lo extraordinario de Larry Fink, como fotógrafo, es que es capaz de prever todo eso, que a nosotros nos puede llevar años, y condensarlo en un segundo.

Como un cazador, se hace invisible entre la gente y espera, observando cada detalle, olvidándose de sí mismo, para entrar en la mente de los otros, qué sienten, qué piensan, hasta que su sexto sentido le advierte de que se aproxima la escena perfecta. Entonces visualiza la composición en blanco y negro que quiere hacer antes de que se produzca, coloca el flash en el punto exacto (a veces usa uno externo, que sitúa a distancia de la cámara), gradúa la potencia adecuada y dispara.

Larry Fink3

No tiene más oportunidades, porque una vez que el flash se revela, los protagonistas advierten su presencia y la foto pierde todo su significado, pero no hacen falta. Fink ya ha atrapado ese momento fugaz, lo ha llenado de una luz suave y ha conseguido parar el mundo a su alrededor, convirtiéndolo en sombras tenues o más oscuras, como en los cuadros de Caravaggio.

Gracias a él, descubrimos todos los pequeños detalles que para nosotros pasarían desapercibidos: los brillos del sudor, el vuelo de un vestido, las expresiones inconscientes, las hermosas u horribles formas del cuerpo, gestos disimulados que querían ocultarse y no pudieron y que dicen más de lo que enseñan, la acción pura congelada en un instante.

Larry Fink6

Larry Fink4Larry Fink7

Los escenarios son diversos: el backstage de los desfiles de moda, el mundo de Hollywood, el jazz, discotecas, bailes de alta sociedad, los beatniks, boxeadores, trabajadores portugueses, sus vecinos de Pensilvania…

No hay un fin definido, salvo el de esa aspiración de llegar a entender al ser humano en sus distintas facetas y entornos, retratar cómo es y cómo se comporta, sin una intención crítica. Sólo body and soul, como dice la canción de Billie Holiday que da título a la exposición.

La exposición Body and Soul, de Larry Fink estará en el Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa (MAC), de A Coruña, hasta el 15 de septiembre.
Anuncios