Celos

Etiquetas

, , , , ,

El fin del romance

Julianne Moore y Ralph Fiennes protagonizan El fin del romance

“Los celos que parecen no tener por objeto más que a la persona querida demuestran, más que ninguna otra pasión, que solamente nos amamos a nosotros mismos”, Etienne Coeuilhe.

La semana pasada estuvo protagonizada por los celos. Hablé sobre ellos con dos personas muy cercanas. Una de ellas rompió su relación, supuestamente idílica a los ojos de todos, porque ya no soportaba los celos infundados de su pareja, que hacían que se comportara de manera estúpida e insoportable. La otra persona, por su parte, me dijo que lo más probable es que yo no experimentara la sensación que producen los celos porque no soy pasional. Y, siguiendo esta argumentación, parece ser que la pasión se puede desbordar para lo bueno y para lo malo. Y en esta última categoría, entiendo que de autodestrucción, entran en juego los celos.

Sigue leyendo

Anuncios

El animal más bello del mundo

Etiquetas

, , , ,

Ava Gardner y Frank Sinatra

“Soy esa clase de mujer que se paga sus propias copas”, Ava Gardner.

Decía Frank Sinatra: “A Ava la llevo en la sangre”. La verdad es que no concibo otra manera de relacionarse con esta mujer. Se amaron con locura y discutieron y pelearon como nadie. Aún así, cuenta Gay Talese, en Retratos y encuentros, que en la casa de los padres del cantante siempre hubo fotos de la actriz, a la que siempre consideró el amor de su vida.

Sigue leyendo

Abismo para tu corazón

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

San Xoán da Cova - Carballedo

Bajada a la iglesia de San Xoán da Cova

Después de ver, observar, conocer, probar y desechar, al final te das cuenta de que algunos sólo buscamos la autenticidad porque es lo único que nos aporta e importa. Nos pasa con la gente, con las cosas, pero también con los lugares. Igual por eso cuando pienso en cruzar el Atlántico para tirarme en una tumbona con una pulsera que me dé acceso al “todo incluido” me recorre un escalofrío por la nuca.

Sigue leyendo

Como una perra

Etiquetas

, , ,

The American

Violante Placido curó a George Clooney en El Americano

Lamerte esas heridas. Como una perra. Eso haría si te dejaras. Te curarías. Y volverías a sonreír. A sonreírme. Hay tiempo.

Amo a los perros. Desde pequeña he tenido varios. A todos los he mimado, consentido y querido porque son los únicos seres que conozco que dan todo a cambio de nada. Su fidelidad y lealtad permanecen en el tiempo aunque ya no estés. Muchos enferman o mueren poco después de que lo hagan sus dueños. Nadie puede convencerme de que haya un comportamiento más ejemplar. Y menos entre los humanos que demasiado a menudo sacamos nuestras bajezas a pasear.

Sigue leyendo

¿Qué necesidad hay?

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

David BisbalEncender la tele y que la primera imagen que vea sea la de David Bisbal vestido con una camiseta en la que está representado un murciélago relleno de lentejuelas negras, que deduzco que es la silueta de Batman, sé que me va a producir pesadillas en el futuro sí o sí, además de un más que probable aumento de dioptrías.

Sigue leyendo

Armonía en nueve movimientos

Etiquetas

,

Manos

“Te quiero”, me dicen tus manos, jugando distraídas con las mías, mientras miras la pantalla de un portátil en un vagón de un tren.

– Siempre estaré ahí, pase lo que pase… Yo siempre delante, para protegerte, para defenderte, para que nadie te haga daño -afirmas mientras me aprietas de repente.

Y sin embargo, te siento débil en tu fortaleza, como si en algún momento pensaras que me voy a ir; pero yo te la devuelvo de nuevo, firme, intensa:

– Será difícil que te libres de mí.

(…)

– Me gusta estar contigo -tantean divertidas tus yemas, saltando de un lado a otro. Yo las cazo al vuelo, para dejarlas escapar después.

– A mí me gusta perseguir tus venas, tus rugosidades, esa marcada aspereza del remo. Rudas como la madera, fuertes como el mar -sobre ellas dibujo las olas, usando mi tacto de pincel.

Te rascas con un gesto gracioso cuando aparecen las cosquillas y me coges raudo la muñeca, impidiéndome avanzar.

Entonces, descubierta, resbalo fácilmente por tu brazo y me voy al hueco de tus palmas, dispuesta a descansar.

Tú me acoges como siempre, sin problemas, tranquilo y generoso, me ofreces calor y seguridad.

– Te quiero -te digo, mirándote a los ojos.

Al instante aparecen los tuyos y me das un beso cariñoso, un beso lleno de amor.

Me pongo el delantal y… Bizcocho Tatin de manzanas.

Etiquetas

, , , , ,

Bizcocho Tatin de manzanasLlega la época de las manzanas y los que tenéis huerto u os den esta fruta recién cogida del árbol no dudéis ni un minuto en poner en práctica esta receta. Hace años que la conseguí, pero no tengo ni idea dónde, ni cómo, aunque acabo de ver en internet que es igualita que ésta de Martín Berasategui, así que supongo que la vi publicada en alguna revista con la que él colabora. Lo que sé que es una de mis preferidas y la repito a menudo. Además, podéis hacerla con diferentes frutas como peras, higos, ciruelas o albaricoques.

Sigue leyendo

Valores

Etiquetas

Un día mi padre me contó que mi bisabuelo había sido juez de paz en el pequeño municipio de A Golada. Yo, que a mi corta edad no tenía ni idea de qué era eso, le pregunté:

– A veces, en los pueblos -me explicó-, cuando surgía alguna disputa y no se disponía ni del tiempo ni del dinero para embarcarse en un juicio, las partes en conflicto podían recurrir a esta figura, que solía ser una persona conocida por su sensatez y buen criterio y que no necesariamente tenía que tener estudios. Después de que cada uno le contara su versión de los hechos, fuera cual fuera su decisión al respecto, esta se acataba como si fuese la propia ley.

– ¿Cómo un sheriff? -le dije.

– Algo así -me contestó riendo-. Tu bisabuelo era un hombre muy humilde y muy bueno, prestaba atención y se ponía en el lugar de los demás. Todo el mundo lo quería y lo respetaba y siempre le pedían consejo, aunque no era médico, ni maestro, ni abogado. Tenía unas cuantas vacas y trabajaba la tierra, pero cuando hablaba, la gente le escuchaba. Podía haberse beneficiado de esa posición, pero prefería mil veces intentar ser justo y morir con la conciencia tranquila, a ser rico y no poder dormir.

Aún ahora, cuando pienso en él, me lo imagino como James Stewart.

james stewart

Sigue leyendo