Etiquetas

, , , ,

Todavía estamos en marzo, pero el calorcillo ya despereza a las flores que empiezan a brotar por los parques. Se huele la primavera, esta vez, acompañada por colores pastel y numerosos pétalos desperdigados por la ropa. Los pájaros, como golondrinas o palomas revolotean por los estampados.

Sustituimos los abrigos de invierno por las cazadoras de cuero y las gabardinas. Abrimos paso a los tejidos gráciles, a ser posible con caídas y vuelo, para dar una apariencia delicada y elegante, en colores como el amarillo trigo, el verde claro y el rosa palo, que se mantiene airoso temporada tras temporada.

Al igual que este color, tampoco abandona el cuello Peter Pan en negro, combinado en vestidos de gasa con aires de muñeca. En esa línea, entran con fuerza el encaje y el croché, decorando escotes y espalda, con sugerentes transparencias. Los cinturones vuelven a ser finos, de doble vuelta, marcando la cintura.

Como otros años, el estilo marinero sigue siendo una opción, pasando lista al azul marino, al rojo y al blanco. Se admite en bolsos y se refuerza con sandalias de cuña y esparto o bailarinas. Y no guardes en el armario tu borsalino de paja o rafia, te será imprescindible para poner un aire de misterio en tu mirada.

Vuelven los shorts más atrevidos, desnudando las piernas. Al igual que las faldas de tipo tubo o lápiz, en un homenaje a los años 50.

También se apuesta fuerte por las faldas plisadas y tanto estas, como muchas camisetas seguirán el efecto “tail hem”, prendas cortas por delante y largas por detrás.

Para las que necesitan algo más intenso, Pantone ha elegido el color Tangerine Tango como el de 2012, intenso, pasional y muy favorecedor para el bronceado.

Con esto ya te hemos dado todas las claves para vestirte de primavera, pero ya sabes que el mejor traje para esta estación es tu sonrisa. Disfruta y no dejes de pasártelo bien.

Anuncios